blanco-mbolufer
Liderazgo empresarial

Ventana de Johari: herramienta de autoconocimiento

No. No se trata del título de la última novela de la escritora del momento. Tampoco se trata del mirador a un paraje de la sabana africana. Hoy hablamos de una mirada hacia nuestro interior. Hablamos de autoconocimiento: la Ventana de Johari.

¿Por qué hacemos lo que hacemos?

Como comentaba en mi artículo anterior, nuestro nivel de consciencia sobre nuestras acciones y comportamientos hacia los demás, no solo es limitado, sino que además está sesgado, habitualmente, en un sentido positivo. Esto es: solemos ser más benévolos y condescendientes con nosotros mismos de lo que aconsejaría una mirada crítica y objetiva.

Mirada critica

Encabezado

BANNER DESCARGAS

Texto banner descargas

Estoy convencido de que no lo hacemos por maldad, ni mucho menos, faltaría más. Simplemente justificamos nuestras acciones autoafirmándonos en nuestra razón, sin tener muchas veces en cuenta que las cosas se ven diferentes desde los ojos del otro, y que, siendo honestos con nosotros mismos, no siempre estamos en posesión de la verdad absoluta en lo que pensamos y/o hacemos.

Claro está que la mejor herramienta (si se utilizara bien) para analizar nuestros actos debería ser la autorreflexión, la introspección. Mirar hacia adentro con ojos críticos cuestionándonos nuestras creencias (que no son más que eso, cosas que creemos, pero de las que no podemos tener en ningún caso certeza absoluta), nuestras “verdades” y la manera en la que nuestras acciones impactan en los demás. Pero como ya he mencionado en el párrafo anterior, ese nivel de sinceridad con nosotros mismos en raras ocasiones se alcanza.

Autorefelxión

Es por ello, que necesitamos algo más. Y he aquí donde entra en juego la famosa “Ventana de Johari” que da título a este post. Una ventana para mirar hacia afuera pero que nos permita ver lo que no somos capaces de averiguar cuando miramos hacia adentro.

Los 4 tipos de comportamiento

1.- Área Pública: Aquellos comportamientos, respuestas y acciones que conscientemente tenemos hacia los demás y que además queremos que los demás aprecien en nosotros mismos. En otras palabras: lo que nosotros sabemos sobre nosotros mismos y queremos que la gente que nos rodea también sepa. Aquello que queremos proyectar públicamente de cómo somos.

2.- Área Oculta: Aquellos comportamientos, pensamientos, actitudes y acciones que tratamos de ocultar o reprimir. Es nuestra parte privada, personal y que nos esforzamos en que los demás no conozcan. El denominador común con el área pública es que somos conscientes de ello, pero en este caso, no lo queremos mostrar y hacemos lo necesario para ocultarlo.

3.- Área Ciega: Esta es un área muy muy interesante. La diferencia principal con las dos anteriores es que esta es inconsciente a nuestros ojos. Se trata de esos comportamientos, acciones y/o respuestas que tenemos de cara a los demás pero que en realidad no somos conscientes de que los tenemos y ni siquiera nos damos cuenta de las consecuencias que las mismas tienen en las personas que nos rodean. Básicamente, son nuestras tendencias de comportamiento que nos somos capaces de reconocer (ni controlar).

4.- Área Desconocida: Esta cuarta zona es, como su propio nombre indica, la menos conocida tanto para nosotros como para los demás, y por ello, es en la que menos capacidad de influencia tenemos. Son nuestros comportamientos, acciones y respuestas totalmente imprevisibles y que probablemente sólo podremos descubrir en determinadas situaciones extremas o extraordinarias.

Resumiendo, tenemos 2 áreas en las que somos conscientes de nuestra manera de comportarnos, 1 área en la que nosotros no somos conscientes de lo que hacemos y 1 cuarta área completamente desconocida. La pregunta, aunque parezca obvia es: ¿En qué área crees que tenemos más margen de maniobra? Y la respuesta es tan obvia como la pregunta: En el ÁREA CIEGA.

Herramienta de autoconocimiento

Suscríbete

E-mail *

Responsable de los datos: Marc Bolufer Coach Profesional CPC – 10339
Finalidad: Gestionar los comentarios y solicitud de información
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad.
Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.

¿Qué sucedería si fuéramos capaces de ver cuando estamos haciendo algo “sin darnos cuenta” y que está perjudicando a alguien a quien apreciamos? ¿Qué pasaría si pudiéramos detectar a tiempo cuando estamos metiendo la pata con algo o con alguien?… Pues seguramente nos evitaríamos muchos errores y disgustos o al menos seríamos capaces de enmendarlos a tiempo. De ahí la importancia de saber más acerca de nuestra Área Ciega.

Lógicamente, a través de la autorreflexión podemos averiguar ciertas conductas de esa área, pero, como os decía anteriormente, siempre lo haremos desde nuestro propio prisma. Así que, si queremos conocer más acerca de esa parte de nosotros mismos, sólo nos queda una alternativa. Preguntar y escuchar a los demás.

No sin mi Coach

Para mí, como coach, este planteamiento me lleva a una de las herramientas más potentes que tenemos en Coaching. El Feedback 360º. Esto es, recopilar la información de las personas que nos rodean acerca de nuestros comportamientos y como estos les afectan. Y no solo eso, hacerlo en todas las direcciones (360º), pues todos desarrollamos distintos roles en función del ámbito en el que nos desenvolvemos: en la familia, con los amigos, en el trabajo, en nuestro ocio… Para que este análisis sea completo, habría que consultar con personas de los distintos entornos en los que nos movemos.

Efectivamente. Si lo que estás pensando es que esto es complicado o comprometido, sí, estás en lo cierto. Hay que ser muy valiente para afrontar lo que los demás piensan sobre nosotros. Aunque seguro que hay algo que no has tenido en cuenta hasta que yo te lo diga ahora mismo. El Área Ciega no oculta solo comportamientos negativos. También hacemos muchas cosas bien de manera inconsciente, y es muy gratificante cuando alguien nos lo hace saber.

Pues bien, tras muchísimas experiencias utilizando esta herramienta de Coaching con mis clientes, tanto en Coaching Directivo como Coaching Personal o Coaching Deportivo, puedo afirmar que es de las más potentes que conozco para empezar a producir cambios significativos en las personas. Ponerse delante del espejo de los demás, escuchar, aprender y tomar consciencia de nuestras áreas de mejora y nuestros puntos fuertes, nos abre al cambio y a la mejora.

Eso sí, si quieres hacerlo, te recomiendo que sea de la mano de un coach profesional. Si le preguntas directamente a alguien qué es lo que piensa de ti, lo más seguro es que te diga lo que quieres o esperas oír. Poca gente te dirá lo que piensa de manera sincera. Así que, como para todo lo importante en esta vida, ponte en manos de un profesional que te ayude a quitarte la venda de tu área ciega.

Menú