blanco-mbolufer
Liderazgo empresarial

Verdades y mentiras sobre el Teletrabajo

En la coyuntura actual, parece que la solución de teletrabajar se impone, no solo como una tendencia, sino como una solución para las empresas. Sin embargo, el teletrabajo también se está convirtiendo en un problema antes incluso de empezar a implementarse.

Teletrabajo: Una vieja reivindicación

En pleno sigo XXI podemos afirmar que, el panorama laboral, para bien o para mal, sigue los mismos parámetros en la actualidad que en el siglo pasado. Horarios amplios (en muchos casos más allá de la jornada laboral legalmente establecida), presencialismo, trabajo manual y poco automatizado y con la ofimática como máximo exponente del boom tecnológico. Evidentemente, esto tiene una ventaja palpable: no nos mueve de nuestra zona de confort, porque es a lo que estamos acostumbrad@s. Simplemente tenemos que seguir trabajando como hacían nuestros padres y diré, incluso, en muchos casos, como hacían nuestros abuelos. Vamos, continuismo puro, rutina, costumbre… todo lo que ayuda al ser humano a sentirse seguro… y a acomodarse.

Teletrabajo

Pero también es cierto que, desde hace unos 20 años, y precisamente a rebufo del boom de las nuevas tecnologías, ha ido creciendo una corriente dentro de la gestión de RR.HH. y el management que aboga por un trabajo más autónomo, menos presencial y más enfocado a los objetivos. Teletrabajar se planteó como opción. El teletrabajo llama a la puerta.

Encabezado

BANNER DESCARGAS

Texto banner descargas

Verdades sobre teletrabajar

Desde luego, coincido, y creo que muchos de quienes lean este artículo estarán conmigo, en que el teletrabajo trae asociados un montón de efectos positivos y beneficios, tanto para la empresa como para el “teletrabajador” (aquí enumero sólo algunos, aunque a buen seguro son muchos más):

Verdades sobre el teletrabajo
  • Evita los desplazamientos: Abarata los “costes de ir a trabajar”, ahorra mucho tiempo en trayectos (en muchos casos en atascos de tráfico), y como efecto colateral, contribuye a disminuir el nivel de emisiones y por tanto a cuidar nuestro planeta. Todo son ventajas.
  • Aumenta los niveles de autonomía del/a trabajador/a, su autoorganización y responsabilidad y supone un cambio de modelo más centrado en alcanzar los objetivos de trabajo que en acumular tiempo presencial esperando que llegue la hora de salir pitando (aunque el trabajo esté terminado una hora antes).
  • Contribuye positivamente a la flexibilidad horaria, lo cual repercute, sin lugar a dudas en una mejor y más adecuada conciliación entre la vida laboral y personal.
  • Soluciona problemas de espacio en la organización y aligera estructuras.

Mentiras sobre el teletrabajo

Pero como en cualquier otro aspecto de la vida, “no es oro todo lo que reluce”. Teletrabajar no solo aporta aspectos positivos a la empresa y a sus trabajadores, sino que presenta nuevos retos y tareas a emprender, que en caso de no llevarse a cabo, pueden hacer que el teletrabajo sea una estrategia contraproducente:

Mentiras de teletrabajar
  • Al trabajar desde casa se pierde menos el tiempo: Mentira. Trabajar desde el domicilio requiere, en primer lugar, y de manera inevitable, unas altas dosis de autoorganización, responsabilidad y fuerza de voluntad. Competencias, todas ellas que, como todas, hay personas que las tiene más desarrolladas y otras que menos, por lo que requerirá de un proceso de aprendizaje y adaptación, con el que muchas empresas no cuentan y ni tan siquiera se han planteado.
  • Se trabaja más a gusto desde casa, sin interrupciones ni distracciones: Mentira. En casa hay cientos de motivos por los que interrumpir el trabajo, sin hablar de la cantidad de posibles distracciones (televisión, hijos, tareas domésticas…). La disciplina es básica para poder trabajar en un entorno “familiar”. Tener un horario (más flexible, sí, pero horario al fin y al cabo) será básico… y cumplirlo será el reto diario.
  • Trabajar sol@, favorece la concentración: Mentira. Bueno, en este caso es una mentira a medias (o una media verdad). Si bien es cierto que la soledad y el silencio en general son buenos amigos de la concentración, no nos olvidemos de la parte emocional. Estar mucho tiempo sol@, a la larga suele tener consecuencias negativas. La soledad y la sensación de aislamiento, si no se está preparad@, pueden hacer mella.
  • “Al trabajo no se viene a hacer amigos”: Mentira. Las personas somos seres sociales. Más allá de nuestra familia, amigos y entorno cercano, el trabajo también tiene una función de socialización. Por supuesto, aquí va a depender mucho de la personalidad de cada un@ (hay quienes son más sociales o sociables y quienes lo son menos), pero lo que está claro es que a muchas de las personas que tienen en su trabajo no solo un medio para obtener un salario, sino también un entorno “amigable” que les proporciona relaciones positivas, trabajar desde casa se les va a hacer un mundo.
  • Teletrabajando se hacen menos horas: Mentira. Solo en los últimos meses ya han salido a la luz varios estudios de diferentes medios y entidades que afirman que teletrabajar, en la práctica, está implicando estar disponible para la empresa durante un mayor número de horas que cuando se acudía presencialmente, y ya se están registrando casos de estrés, ansiedad y burnout relacionados con esta nueva modalidad laboral.

Y entonces, ¿Qué hacemos con el teletrabajo?

Pues he aquí “el quid de la cuestión”. En mi humilde opinión, el teletrabajo aporta muchas cosas buenas y ha venido (o debería) para quedarse. Efectivamente tiene, a priori, muchos beneficios tanto para la empresa como para el/a trabajador/a, pero también, como he mencionado, otras que (aunque no lo parezca inicialmente) si no las manejamos bien serán más negativas que positivas a fin de cuentas.

Las empresas que, sea por convicción, estrategia o necesidad, quieran apostar por el teletrabajo, deben estar dispuestas a preparar un plan que aborde, tanto los medios (físicos y técnicos), como las reglas de funcionamiento (horarios, reportes, plan de objetivos, telecoordinación, etc.) que permitan a los equipos adaptarse a la nueva dinámica de trabajo.

Evidentemente se hace imperativo un marco legal regulador (una ley del teletrabajo) que permita desarrollar el plan de teletrabajo en las organizaciones, y que seguramente tardará aun un tiempo en cubrir todas las necesidades y exigencias de los distintos agentes sociales.

Suscríbete

E-mail *

Responsable de los datos: Marc Bolufer Coach Profesional CPC – 10339
Finalidad: Gestionar los comentarios y solicitud de información
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad.
Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.

Y por supuesto, no puede faltar, un plan de formación específico para dotar de las competencias necesarias a los líderes para “liderar en remoto”, y, como no, formación para sus colaboradores/as en las competencias técnicas y emocionales que les capaciten para autoorganizarse de manera eficaz, ser más productiv@s y trabajar de forma autónoma con todo lo que ello implica a nivel tanto técnico como mental.

Menú